Norma Jeane Mortenson-Baker, antes de oxigenarse para ser Marilyn Monroe.

Siempre me ha gustado Marilyn, pero hay que reconocer que cuando era simplemente Norma Jeane ya estaba para relamerse el bigote.

Vía Retronaut.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *