Hay veces en que las reversiones de algunas canciones superan al original, el cual hasta queda olvidado por ahí. Y a raíz de una conversación de pasillo (o más bien cocina), vamos con un ejemplo clásico para partir, en lo que -espero-, sea una serie de posteos.

Aún recuerdo cuando el año pasado, escuchaba a un seguidor de Frank Sinatra alegando por la interpretación de Paul Anka de My Way, sin duda uno de los himnos de La Voz. Pero, la verdad sea dicha, tiene bastante crédito para hacer lo que le venga en ganas con el tema. Y he aquí el porqué.

Originalmente, el tema se llama Comme d’habitude (“Como de costumbre”), y le pertenece a los franceses Claude François, Jacques Revaux y Gilles Thibaut, quienes lo compusieron en 1967. A continuación, François interpretándolo:

Luego, en 1968, un joven y ligeramente conocido David Bowie (años antes de obtener fama disfrazado de marciano travesti) traduciría el tema y lo convertiría en Even a Fool Learns to Love, el cual se puede escuchar al inicio del siguiente video (cuidado con 00:38, donde empieza un instrumental de Richard Clayderman y su piano sin control).

No sería sino hasta 1969 cuando Paul Anka, luego de escuchar el tema original mientras estaba en Francia y negociar convenientemente los derechos (los que costaron $0), escribiera un nuevo set de letras para la misma música, inspirándose en el slang mafioso de su amigo Frank Sinatra, y dedicándole el tema completamente. Ésta sería la versión de más fama de la canción.

Pero en 1971, completamente despechado por el éxito que, literalmente, se le escabulló de los dedos, David Bowie, ya un poco más conocido, escribió el tema Life on Mars?, utilizando la misma base rítmica y claramente burlándose de la situación. Ésta versión sería incluída en su álbum Hunky Dory, el anterior a obtener la fama como rockero espacial.

¿Cuál será la mejor versión? Cosa de gustos, creo yo. Lo que sí, no podemos negar que Anka y Sinatra fueron los únicos que le dieron notoriedad al tema. Y por gustillo personal, me quedo con la revancha de Bowie también…

Y a modo de postre: My Way, pero Sex Pistols’ way.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *