Jakob Nielsen‘s Alertbox, October 4, 2010:

Alphabetical Sorting Must (Mostly) Die

Summary:
Ordinal sequences, logical structuring, time lines, or prioritization by importance or frequency are usually better than A–Z listings for presenting options to users.

En la más reciente edición de Alertbox (la columna pseudo-semanal del maestro, gurú y a veces infame fundamentalista de la usabilidad Jakob Nielsen), me recuerda un dilema que creo haber visto planteado por Darcy a través de Twitter: ¿Cómo ordenar las zonas geográficas de nuestro país en un formulario?

Aunque parezca sencillo, es interesante pensar en la evolución del asunto, y en si existirá quizás un método más óptimo para presentarlos al público.

En primer lugar, pensemos qué elementos utilizamos para designar a las regiones de Chile: Nombre y Orden Numérico, específicamente romano. Ante ello, mejor la explicación de Wikipedia:

 

En 1979, Chile fue dividido políticamente en trece regiones, las que se subdividen en provincias y éstas en comunas. En la actualidad, el país cuenta con 15 regiones, 54 provincias y 346 comunas en total. Cada una de las regiones posee un número romano asignado originalmente de acuerdo a su orden de norte a sur, a excepción de la Región Metropolitana de Santiago. Con la creación en 2007 de dos nuevas regiones, la numeración perdió dicho sentido y existe un proyecto de ley en trámite destinado a eliminar dicho tipo de denominación.

Tradicionalmente, ordenamos las regiones de Norte a Sur, lo que coincide con su cardinalidad en números romanos, a excepción de la Región Metropolitana (RM). Eso sin duda facilita las cosas, aunque por uso (y masa crítica), a veces tendemos a ubicar a la Región Metropolitana al principio de la lista, lo cual funciona muy bien también para cualquier otra región si es que estamos diseñando la experiencia de uso para un servicio de una localidad en específico.

Pero, ¿qué pasará si se elimina la cardinalidad de la ecuación? Probablemente, nada. El orden geográfico predomina; de hecho, es lo que se hace en la actualidad, considerando que la primera región de la lista es la XV, correspondiente a la Región de Arica y Parinacota.

El punto es: ¿Qué pasa con las provincias y/o comunas? Tradicionalmente (aunque es un hecho a estudiar con mayor profundidad), pocas personas conocen a ciencia cierta en qué provincia se encuentran, considerando que el uso de éstas es prácticamente nulo. Lo que tiene mayor preponderancia es la comuna en que se encuentran, lo cual puede ser sencillo o no de saber, considerando que la Región del Bío Bío cuenta con 54 comunas (y contando).

Entonces, ¿Deberíamos plantear un sistema de organización para las comunas, o utilizar simplemente el orden alfabético, como se hace tradicionalmente? ¿Podremos quizás ordenar por proximidad a la ubicación del usuario si así lo amerita?

Espero tener algún día respuesta a esas preguntas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *