Interesante lo que nos trae hoy GUUI – The Interaction Designer’s Coffee Break (un sitio que, si te gusta el diseño de interfaces, de seguro conoces!). Se trata de 10 errores comunes de accesibilidad, o en otras palabras, aquellos típicos detalles que creemos que ayudan a la accesibilidad de un sitio, pero que al contrario sólo la entorpecen. Acá mi traducción, con mis humildes aportes:

  1. Usar texto demasiado extensivo o explicativo en el atributo ALT de las imágenes. Este texto debiera se lo más conciso posible. Y ni hablar de ocupar ALT en imágenes decorativas… Las que, obviamente, cargaremos desde el CSS respectivo…
  2. Usar texto aleatorio a modo de separación, como por ejemplo, barras verticales… Las cuales obviamente jamás se leerán de buena forma si no es en forma visual.
  3. Utilizar texto descriptivo en los campos de un formulario. Al parecer, el famoso “ingrese su mail” no es necesario en los softwares de lectura de pantalla actuales. Si vamos a hacer esto, quizás sea más adecuado generar este texto mediante javascript y CSS.
  4. Utilizar teclas de acceso para todo, que eventualmente pasen por encima de las teclas de acceso típicas de otros medios de visualización de contenido.
  5. Usar resúmenes de tablas para todo. Lógicamente, si estamos utilizando tablas para diseñar, éstas no debieran contar con resumen… Aunque claro, digamos que esto hace rato ya que es obsoleto!
  6. Escribir como si fuera un libro. Recordemos que no necesariamente seremos leídos; esto me recuerda cuando en la universidad teníamos que escribir guiones de radio / televisión: lógicamente, los tiempos no son los mismos. Utiliza párrafos cortos, encabezados, palabras con énfasis, listas ordinales cuando corresponda… Y sin olvidar un lenguaje simple y claro.
  7. Escribir páginas de ayuda sobre la accesibilidad del sitio. Vamos, ¿acaso alguien quiere leerse un manual para saber cómo acceder al comentario de la película de estreno?
  8. Volverse loco definiendo acrónimos o abreviaciones. Está bien ser semánticos, pero muchos lectores de pantalla ni siquiera se enteran de las etiquetas correspondientes… Tal como se dijo, a veces es mejor recurrir al lenguaje simple y explicar -tal cual como se hace en periodismo- qué significa cada cosa en su primer uso.
  9. Cambiar la lógica de seguimiento de “tabs”. Existen formas de hacerlo. La mayoría de las veces, ni siquiera es necesario… Y si lo es, ojalá que sea por una buena razón.
  10. No escuchar con un lector de pantalla. Pruebe, pruebe! Es importante!

Interesante, no? A pesar que algunas directrices parezcan ir en contra de algunas normas de semántica… Pero si nos vamos al fondo de todo esto, ¿acaso el fin último no es el usuario?

Vía GUUI – The Interaction Designer’s Coffee Break, que lo obtuvieron vía Webcredible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *