No, no me refiero a la evolución del hombre, máquina ni nada parecido. Simplemente, me refiero al cliente de correo que utilizo para el trabajo, Ximian Evolution. Hoy en día es una joyita; ofrece integración perfecta con Gnome, y ya no pesa tanto como antes. ¿El problema? Bueno, pues el siguiente:

Ayer por la tarde, dado que la alumna en práctica que tenía asignada partió por nuevos rumbos laborales, me quedó un computador disponible… Así que me dediqué a traspasar todos los archivos relativos al trabajo desde el laptop a mi nuevo tarro. El asunto es que… A pesar que Evolution ofrece una linda forma de hacer respaldos de todo (en tar.gz, por supuesto), no se le ocurre pensar que, quizás, la persona detrás del computador podría haber cambiado su nombre de usuario… Lo que obliga a cambiar, manualmente, las rutas establecidas en los archivos de configuración en ~/.gconf/apps/evolution.

Menos mal que existe gconf-tool!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *