Ahora que lo pienso, desde que utilizo Linux no he vuelto a descargar aquellas aplicaciones incipientes, dígase el típico shareware… Todo porque simplemente, o es para Windows o Mac, o me da lata compilar cosas.

Y de paso, no lleno mi disco duro de porquerías.

Sumen eso al tema de los virus, troyanos, caídas, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *