Aprovechando mi paso por Concepción la semana pasada, rescaté la vieja Nikon EM familiar (que tantas fotos me dio en la universidad) y le cargué película blanco y negro. Es lógico, luego de años tomando fotos digitales, uno siempre vuelve a la análogo… Considerando además que es una cámara con mejor lente. En fin, luego de un par de desaciertos, un rollo que quizás se me veló al no poder rebobinarlo, y esperando cargar uno nuevo para seguir con las fotos, debo decir que queda una gran moraleja:

La fotografía tradicional (química, análoga) es WYSINWYG.

Espero recordar eso más seguido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *