Según la Real Academia Española:

conjunción.
(Del lat. coniunctĭo, -ōnis).

1. f. junta (ǁ unión).

    (…)

Pues eso describe la semana… O lo que va de ella. Sí, ya sé que no es muy de mi estilo plasmar cosas personales-cuasi-crípticas en el weblog, pero qué va… A veces sólo necesitamos desahogarnos. O escribir en forma entretenida algunos hechos puntuales para que los demás se rían. En fin.

Después del alboroto de la muerte de mi abuelo, y su férrea decisión de no irse solo (por favor… se desató un temporal en la zona, murió mucha gente, y casi termino con el auto de mi hermano como submarino), se sucedieron una serie de hechos interesantes…

Bueno, Nicolás “joven cineasta penquista” Iriarte anduvo en Concepción, y por una serie de descoordinaciones, terminé haciendo un largo viaje nocturno al terruño en compañía de su novia. Eso significó sábado de carrete… Hasta las siete de la mañana. Y luego, lo mejor de todo: ya se viene Cuac!. Y eso fue el fin de semana.

En cuanto a el lunes… Me entero que cierta persona… Bueno, no sé si se viene, o se va. Supongo que depende del punto de vista. En fin, la mejor de las suertes para ella… ¡Quiero discos gratis!

El martes, todo bien. Probé el nuevo chiche de Periodismo UdeC.

Y en cuanto al miércoles… Salgo de mi casa a las 9:10 AM en dirección al terminal de buses… Y se larga el diluvio. Resultado: chaqueta mojada, pantalones mojados, zapatillas húmedas, mochila húmeda… Y miedo por el laptop. Ah, y un hoyo en el calcetín, justo en el dedo gordo del pie derecho. Horrible.

Luego, el bus hacia Santiago viene congelado. En extremo. La única solución, y parcial: aplicar otro par de calcetines.

Y ya en Santiago: almorzado, tomado de café y lavado de dientes… Salgo a clases y se larga a llover. Y más encima, aquella persona me informa que comienza su trabajo en una semana más. Lejos de mi. Pero cerca a la vez… Al menos hasta octubre. Hasta ahora.

Qué va: hay que celebrar la bienaventuranza de mi colega, y dedicarle un brindis por su empleo recién conseguido. Para ello (y de paso para el frío que hace en Santiago), qué mejor que un buen Cabernet Sauvignon, acompañado de un buen par de quesos Camembert.

Maldición. Uno de los quesos viene rancio.

Salud, niña. Salud, Ramoncito.

3 comentarios en “La conjunción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *