Media_httpwww2udeccle_jnnbz

El jueves pasado fue, sin dudas, el mejor entrenamiento de reporteo periodístico que he tenido. Y no sólo yo, sino todos mis compañeros del minor audiovisual. Y puede que, en medio de los disturbios protagonizados por encapuchados y carabineros con motivo de la nueva ley de financiamiento estudiantil, y siendo la primera vez para todos, las imágenes registradas no hayan sido las mejores… Pero sin embargo, quedó la experiencia. Y un dolor muscular que no se sintió hasta el día siguiente (adrenalina! y falta de estado físico…).

Todo partió como un seminario – taller realizado por Río Negro Televisión y Canon Chile, organizado a raíz de la compra de cámaras Canon GL-2 por parte de la Carrera de Periodismo. La idea principal del seminario era el aprendizaje en el uso de las cámaras y la elaboración de un pequeño producto audiovisual, que consistía, en principio, de un reportaje inserto en un micro-programa, que se realizaría en vivo al día siguiente.

¿Qué pasó? Aquel jueves en la tarde, cuando esperábamos un par de confirmaciones para grabar un lindo documental sobre la naturaleza en San Pedro de la Paz, comenzaron los bombazos. Bueno, no sólo eso; gente corriendo, algunos piedrazos, carabineros con micro, tanqueta y parafernalia propia… De eso no había nada de extraño, sobre todo considerando que había paro aquella tarde… Lo extraño fue que, a tan temprana hora, lo “fuerte” se desarrollara en Ciencias Sociales, uno de los puntos más alejados de la Universidad, y que en días como aquel no es sino hasta las seis o siete de la tarde cuando aparecen los manifestantes por el sector.

Imagínense la situación: ahí estaba yo, tranquilamente probando la cámara para hacer hora antes de partir, con Tomás al lado, y Quintana en el teléfono produciendo. De repente, un grupo de tipos corriendo, comienzan a hacer barricadas, aparece una micro de carabineros, un tipo, arriba de ella, gritando en contra de la represión… Una cuadrilla de uniformados pasando al lado de uno, y de la nada, bombas lacrimógenas. Ojalá siempre fuese tan fácil como apretar “rec”!

“Si el periodista no va a la noticia, la noticia va al periodista.”

De ahí no paramos. Una de las gracias de portar una cámara profesional es el respeto que infunde, por lo que no tuvimos mayores problemas con carabineros ni con los manifestantes , fuera de algunos empujones, insultos y pequeñeces. Y además, la coincidencia insólita que cada equipo de trabajo (eran tres) estaba en un lugar distinto cuando comenzaron los enfrentamientos. Así que al otro día, habían distintos puntos de vista para comparar; incluso, pudimos ver con más claridad algunos hechos que se escaparon en medio de la refriega.

Y bueno, aparte de todo eso, hay que destacar también la provechosa práctica de Final Cut al día siguiente, así como la experiencia de hacer televisión en vivo, utilizando las mismas cámaras (son una joyita) y el móvil de Río Negro TV.

Gran experiencia por donde se le mire. Y el mejor entrenamiento pro-vocacional de periodismo (para todos aquellos que después de cinco años ya están chatos).

Nota: Todas las fotos, así como la galería presente en http://www2.udec.cl/~edaguayo/img/disturbios_14-04-2005/, son de la autoría de mi niña Vero, que, para variar, me acompañó valientemente aquella tarde, cargando con mi cámara fotográfica (la cual nunca más faltará) a cuestas. Sus aciertos de aquel día le valieron el cargo de reportera gráfica de lo que será el e-noticias. Felicidades!

Un comentario en “Entre cámaras, piedras y molotovs

  1. […] allero… (lo pudieron comprobar bastante bien aquellos dí­as en que anduvieron los de Río Negro por acá… Y no digamos que fueron chistes muy blancos ta […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *