Hace poco, me encontraba tranquilamente navegando por los mares de la información, cuando me topé con el sitio www.nachovigalondo.com, el blog del actual nominado al Oscar por mejor corto, Nacho Vigalondo. Como sabrán, él está nominado dentro de la categoría mejor cortometraje de acción real,  por su corto 7:35 de la mañana. En su web, tuve la oportunidad de verlo, y aquí lo comento.

7:35 de la mañana es una excelente pieza de lo que yo llamo “cine familiar”. ¿Por qué lo llamo así? Porque parece una de esas típicas grabaciones (filmaciones, cuando hay más presupuesto), en las que uno de repente se raya con una idea y toma una cámara, la que sea, para registrarla. Porque es una película hecha entre amigos, sin muchas pretensiones, pero paradojalmente pretenciosa. Porque actúan sus familiares y amigos. Porque actúa el mismísimo Vigalondo, que además es director y guionista. En fin, porque es un corto hecho sin muchos aspavientos, pero que consiguió ser bueno.

A la fecha, 7:35 de la mañana ha recibido una gran cantidad de premios, y ahora apuesta al “gran” premio, el Oscar. Y de hecho, es mi favorito, aun cuando no he visto los demás cortos nominados. Puede sonar un tanto injusto de mi parte, pero cuando vean el corto, quizás piensen distinto. Como explica el propio Vigalondo, en el sitio Cómo Hacer Cine (http://www.comohacercine.com/articulo.php?id_art=811&id_cat=8), “Es una historia en la que, si no te convence el suspense, puedes reírte de los protagonistas, y si no te hacen gracia, puedes tararear la canción, y si no te gusta la canción, puedes alegrarte recordando que sólo dura ocho minutos“.

7:35 de la mañana trata de una mujer que llega a la cafetería donde desayuna todos los días, y donde conoce a todo el mundo. Ella saluda a los meseros, hace su orden, y se sienta con toda confianza a disfrutar de su café junto al diario recién impreso. Sin embargo, éste día es distinto: todos los comensales están callados, cabizbajos, y uno que otro le echa una mirada con cierto temor. De pronto, comienza a escucharse una canción… Y no contaré más, porque es mejor verlo.

Lo mejor de todo es la sencillez con que está logrado el corto, desde el simple y encantador blanco y negro (bueno, es más barato, pero no deja de ser encantador), hasta las actuaciones, sinceras pero de calidad. A decir verdad, llega a parecer una pieza publicitaria, de ésas que de cuando en cuando encantan a la gente y logran detener el zapping en las tandas comerciales. Sin duda, y como ya lo dije, mi favorito para el Oscar, y espero que tengan la misma opinión.

El corto lo pueden encontrar en la siguiente dirección (está en Quicktime): http://www.obuxo.net/nacho/videos/735.htm.

Y si entran al sitio de Vigalondo, no dejen de ver sus cortos anteriores… Sobre todo, Código 7. Creo que es uno de los cortos más bizarros que he visto (en conjunto con la legendaria Invasión de los Completos sin Vienesa). Recomendado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *